• Envíos gratis a partir de 49€
  • 30 días de devolución
  • Entregas en 48 h

Blog de running Intersport

Blog de outdoor Intersport

El tiempo libre es para viajar y descansar, pero seguro que no te gusta dejar de cuidarte en verano. Aquí van unos consejos para entrenar viajando este verano.

Como es lógico, no vas a cargar la maleta de mancuernas... Pero no olvides tu ropa ni tus zapatillas de deporte, porque, incluso cuando no tengas a mano un gimnasio, es posible entrenar viajando. Siempre se pueden buscar alternativas sencillas y efectivas para mantenerte en forma.

Consejos para entrenar viajando

Ya sea en la playa, en la montaña o durante unas vacaciones urbanas, tienes multitud de opciones a tu alcance en las no necesitas prácticamente nada más que tu propio cuerpo para hacer ejercicio.

Buscar un hotel con gimnasio

Aunque parezca una obviedad, hay gente que no cae en la cuenta. Cada vez son más los hoteles que incorporan gimnasios a los servicios e instalaciones que ofrecen. De hecho, las propias páginas de las cadenas y los principales comparadores de Internet incluyen este filtro entre sus opciones de búsqueda.

Es probable que algunos gimnasios de hotel no están tan bien equipados como el tuyo, pero suelen contar con lo básico para trabajar musculación y cardio de mantenimiento.

Practica natación

Un ejercicio completísimo para todo el mundo es la natación. Si estás habituado a ir a la piscina con asiduidad, ya conoces perfectamente los beneficios que aporta y cómo trabaja los diversos grupos musculares. Además, cuando viajas en verano, es un tipo de entrenamiento con un punto de ocio y muy refrescante que resulta de lo más agradable.

En el caso de no nadar habitualmente, deberías seguir algunos consejos de natación que te ayudarán a sacarle todo el partido posible a la experiencia. Está claro que la técnica no es imprescindible, pero si la aplicas correctamente serás más eficiente también en tu entrenamiento.

El running y las bicicletas son para el verano

En general, todos los deportes outdoor se disfrutan en verano incluso con más intensidad. Cuando llevas todo el invierno corriendo bajo la lluvia, también se agradece una carrera con un clima más amable.

En el caso de los runners, es importante que valores el tipo de superficie sobre la que vas a correr y la distancia que vas a cubrir. En muchos casos, estarás habituado a otro tipo de entrenamiento, y puede que incluso tu equipamiento no sea el idóneo para entrenar viajando. Planifícalo si puedes con algo de tiempo, porque puede que te convenga comprar al menos unas zapatillas nuevas.

Si viajas con tu bicicleta a todas partes, seguro que ya has contado con ella para entrenar viajando vayas a donde vayas. En el caso de tener que desplazarte muy lejos, es probable que no puedas llevarla contigo. Puedes buscar un proveedor local que te alquile una durante esos días: hay bastante oferta más allá de esos hierros con ruedas para turistas no aficionados al ciclismo.

La ciudad es tu gimnasio

Empezando por tu hotel o apartamento de vacaciones. Ni siquiera necesitas salir de él para mantener la forma. Burpees, planchas, abdominales… puedes hacer muchísimos ejercicios diferentes sin salir de casa.

Si quieres que te dé un poco el aire, puedes salir a correr como ya hemos dicho, pero siempre hay algún parque en el que te puedes detener para tonificar la musculación. Puedes crear tu propia rutina de viaje combinando las mismas sentadillas, burpees, abdominales y planchas del entrenamiento dentro del hotel, con unas cuantas dominadas sobre una barra de acero de las que se suelen encontrar en los parques.

Algunos consejos para el entrenamiento en viaje

Cuando el viaje es por ocio, como en el caso de las vacaciones, tienes que cuidar especialmente algunos aspectos como la alimentación, el descanso y, sobre todo, la hidratación.

Lógicamente, no vas a estar tan pendiente de lo que comes como cuando estás en casa; incluso aunque te lo propongas, siempre se acaba “pecando” y comiendo fuera de horas.

Tampoco se suele dormir igual: en verano tendemos a trasnochar más que durante otros periodos laborales o lectivos. Pero el descanso es muy importante para la práctica del ejercicio, así que tómatelo con calma.

Por último, comentábamos lo crítico que es estar hidratado: por una simple cuestión de temperatura, en verano se pierden más líquidos y sales minerales. Asegúrate de reponer lo que tu cuerpo necesita.

Y tú, ¿cómo lo haces para entrenar viajando? ¿Eres de los que se abandona o en verano sigues una rutina? Cuéntanos cómo lo haces tú para seguir entrenando aunque te vayas de vacaciones.

Imágenes | Unsplash.