• Envíos gratis a partir de 49€
  • 30 días de devolución
  • Entregas en 48 h

Blog de running Intersport

Blog de outdoor Intersport

Natación, técnica y consejos.

Natación, beneficioso para todo el mundo.

Practicar la natación, es un excelente ejercicio para mantenernos en forma y realizar nuestra dosis habitual de actividad física. Como en todo deporte, es muy recomendable que apliquemos correctamente la técnica, ya que esto nos permitirá hacer más, con menos esfuerzo. La natación además, es un trabajo cardiovascular excelente, puesto que cuando nadamos nuestro cuerpo y sobre todo nuestras articulaciones, no reciben impactos, por lo que podemos practicar con asiduidad y sin sufrir las temidas lesiones, es mas, en multitud de ocasiones se utiliza la natación, como actividad recuperadora para lesionados de otros deportes.

En la natación, debemos realizar un esfuerzo continuado para desarrollar el movimiento de propulsión y al mismo tiempo aplicar bien la técnica para disminuir la resistencia al avance. Para llevar a cabo este objetivo, debemos emplear una serie de técnicas diferentes, dichas técnicas cumplen además, la función de impedir las lesiones. Una de las zonas que más debemos mimar en la práctica de la natación son los hombros.

Estilos en natación y técnica.

Los cuatro estilos de la natación son: el libre (crol), espalda, braza y mariposa. En todos ellos, el objetivo de la brazada está en avanzar el máximo posible, empleando el mínimo tiempo. Los elementos que influyen en la velocidad de nado son dos: la longitud de brazada y la frecuencia de la misma. La longitud de la brazada es la distancia que recorremos, con el impulso de una brazada.

Hay distintos factores que influyen en la longitud de esta distancia: la fuerza que nos proporcionan nuestras las características físicas y la técnica que empleamos para generar la propulsión y para minimizar la resistencia.

La frecuencia de la brazada: es la frecuencia con la que completamos un ciclo con los brazos. Se mide en ciclos por minuto (ejemplo: 45 brazadas por minuto). La frecuencia está influenciada por varios factores: nuestra fisiología, nuestro tamaño y la mecánica de la brazada.

La velocidad será el resultado de la frecuencia de la brazada en virtud de la longitud de la misma. Si bien, la combinación de la brazada más larga con la mayor frecuencia daría la mayor velocidad de nado, en la práctica, los nadadores adoptarán diferentes combinaciones de estos elementos de acuerdo a la situación y a sus posibilidades.

El equilibrio y la estabilidad en el agua son elementos de importancia en todos los estilos. Si somos capaces de controlar la postura, tendremos mayor facilidad para impulsarnos y patear más eficientemente, perder el equilibrio, nos provocara perder la técnica.

La estabilidad proviene de los músculos abdominales y lumbares que rodean la masa central del cuerpo. De este modo, el nadador que tenga buena musculatura central será más eficiente en el agua y correrá menos riesgo de sufrir lesiones.

La flexibilidad interviene en la capacidad de nadar eficientemente y también evitar lesiones. La carencia de flexibilidad en los músculos de los hombros o en los pectorales dificulta la recuperación de los brazos y produce un estrés adicional en el hombro.

Consejos para mejorar el entrenamiento de natación.

Hay muchas cosas que pueden hacer que nademos mejor, estas son algunas de las recomendaciones, que mejorarán substancialmente nuestro rendimiento en el agua. Nadar con frecuencia: al menos un promedio tres veces a la semana, si no es difícil conseguir una buena técnica y sin esta disminuirá considerablemente la velocidad.

Si la opción está entre uno o dos entrenamientos largos, o tres-cuatro más cortos, mejor la segunda opción ya que la mayoría de los nadadores logran un mejor rendimiento cuando nadan con frecuencia en vez de unas pocas veces a la semana.

Usar una buena técnica: hay que intentar mantener la mejor técnica posible en todas las velocidades durante el entrenamiento. Si intentamos ir muy rápido con una mala técnica, estaremos desperdiciando energía, por lo tanto es muy importante dedicar una parte del entrenamiento a pulir la técnica Realizar ejercicios de resistencia: una o dos veces a la semana, dependiendo de con cuanta frecuencia nademos, haremos los ejercicios con una intensidad adicional, esforzándonos mas de lo normal. Mezclar entrenamiento de técnica con entrenamientos de resistencia como partes distintas del mismo entrenamiento los ayudará a mantener una buena técnica mientras vamos más rápido.

Realizar ejercicios simples: dependiendo de nuestras metas, no hay razón para que hagamos más de uno o dos entrenamientos intensos a la semana, lo mejor es combinar el trabajo intenso, con uno más relajado, esto nos ayudará a que nuestro cuerpo no esté en ninguno de los extremos y nos dará mejores resultados. Si vamos justos de técnica lo mejor que podemos hacer, tomar algunas clases con un especialista y recordemos consultar a un médico y hacernos una prueba de esfuerzo antes de hacer cualquier tipo de ejercicio, si no hemos hecho nunca o si hace tiempo que no entrenamos. La respiración es un factor muy importante, en este artículo os hablamos de la respiración en la natación.