• Envíos gratis a partir de 49€
  • 30 días de devolución
  • Entregas en 48 h

Estamos en la época del año en que los amantes del outdoor necesitamos prendas que nos protejan del ataque de los insectos. ¿Qué mejor que las prendas antimosquitos Mckinley?

Sabemos de sobra que disfrutar del buen tiempo en la naturaleza es algo realmente gratificante, pero también trae sus problemillas. Los mosquitos van unidos al calor y a la humedad típicos de esta época del año. Así que, durante la primavera y el verano caminar cerca de un río o de un lago es garantía de ser acribillado.

Los productos Mckinley son unos de nuestros favoritos a la hora de disfrutar de la aventura al aire libre. Seguro que ya conoces sus tiendas de campaña y su ropa deportiva; hoy vamos a hablarte de una categoría que quizá no conozcas: las prendas antimosquitos McKinley, que son ideales para los que quieren evitar los ataques de estos insectos.

¿Cómo funcionan las prendas antimosquitos McKinley?

Lo primero que hay que decir es que no repelen únicamente a los mosquitos: el tratamiento que lleva el tejido es también eficaz contra otras desagradables criaturas como moscas, hormigas, polillas o pulgas (y sus larvas). Esto significa que la protección es muy variada y completa, y hace que estas prendas sean muy versátiles.

Entre las principales características de la gama antimosquitos de ese fabricante, está el hecho de no utilizar ningún tipo de químico para conseguir el efecto deseado. Todos los componentes son naturales; McKinley se sirve de aceites vegetales extraídos del limón, la lavanda o el eucalipto. Todos ellos tienen una eficacia demostrada para alejar a estos insectos y prevenir sus picaduras.

Precisamente, al utilizar este tipo de aceites se consigue que el tratamiento sea biodegradable, de manera que el impacto y la huella de carbono que tienen las prendas antimosquitos McKinley en la naturaleza es mínimo. Prueba de ello es su certificación con el prestigioso sello Oeko-Tex 100, que garantiza que no se están empleando sustancias nocivas en el tejido de estas prendas.

Prendas antimosquitos McKinley

Entre estas prendas encontrarás desde ropa de abrigo hasta pantalones, si quieres puedes cubrir la mayor parte de tu cuerpo con este tipo de ropa. Aunque no hace falta ni decirlo, te recordamos que puedes encontrar modelos tanto para hombre como para mujer.

1. Camisas antimosquitos

McKinley dispone de las camisas antimosquitos Yonah. Estas camisas resultan una prenda muy resistente y funcional. Elaboradas en poliéster, cuentan con un eficiente sistema de ventilación que ayuda a mantener controlada la temperatura de nuestro cuerpo. El tratamiento antimicrobiano Polygiene combate las bacterias del sudor, con lo que se reduce el olor corporal.
Además de todo lo dicho –y mucho más, como el tratamiento Dry Plus Eco que nos mantiene secos, o el cuello con protección de radiación ultravioleta–, tiene un diseño elegante y práctico.

2. Sudaderas antimosquitos

Cuando empiezas a notar las temperaturas más frescas a primera hora de la mañana o última de la tarde, siempre es agradable recurrir a una sudadera o una chaqueta ligera.

El modelo Yantar, por ejemplo, está confeccionado con materiales suaves, elásticos y con una gran capacidad de transpiración. Como es ajustable en la cintura y lleva elástico en los puños, se consigue un notable aislamiento contra el frío. Y, por supuesto, también es antimosquitos.

3. Pantalones antimosquitos

Protege tus piernas de los mosquitos con los pantalones McKinley para outdoor. De nuevo, la prioridad es la funcionalidad, y cuenta con tratamientos similares a los de las camisas Yonah como, por ejemplo, el Dry Plus Eco. Resultan unos pantalones muy cómodos, ya que el material utilizado es elástico e incorporan en la cintura un elástico adicional que permite un ajuste perfecto en una de las zonas que más lo requiere.

 

Por cierto, si eres más de short, tienes alternativas como el modelo Manila, que también es un pantalón antimosquitos.

4. Chaquetas antimosquitos

Aunque arrecie el frío, no te detengas. Basta con cubrir tu cuerpo con una chaqueta como las del modelo Api de McKinley. Resultan ligeras y muy prácticas.

Una de las ventajas más importantes es que no solo repelen los mosquitos: también controlan el olor corporal, son transpirables y tienen un gran diseño. Casi puedes verte junto al lago con la capucha subida mientras contemplas el atardecer en medio de la montaña (y los insectos se quedan con las ganas).

Esta es la gama de prendas antimosquitos McKinley. ¿Qué te ha parecido? Seguro que te das cuenta de que son un must en primavera y en verano a la hora de disfrutar de la naturaleza al aire libre. ¡Hazte con tus prendas favoritas de la colección!

Imágenes | Intersport.