• Envíos gratis a partir de 49€
  • 30 días de devolución
  • Entregas en 48 h

Blog de running Intersport

Blog de outdoor Intersport

¿Sabes cómo elegir tu sujetador deportivo? Parece una decisión sencilla, pero hay que tener en cuenta algunas cosas que quizá no sabías.

La verdad es que el de los sujetadores deportivos es todo un mundo. No te imaginas la diferencia que hay entre acertar y no hacerlo a la hora de comprar el que mejor se adapta a tu cuerpo y tu actividad.

Hoy vamos a darte algunas claves que te ayudarán a dar con esa prenda que te aporte la sujeción precisa sin ejercer una excesiva presión que pueda generar un cierto malestar o incomodidad en la práctica del ejercicio.

Sujetador deportivo por tipo de deporte

Cada deporte tiene unas determinadas características y necesidades. Lo principal a tener en cuenta es el nivel de impacto puesto que, cuanto mayor sea este, mayor deberá ser la sujeción. Para que te hagas una idea, un sujetador deportivo se cataloga en función de 3 niveles de sujeción:

  • Impacto bajo: si caminas o practicas yoga no necesitarás un sujetador excesivamente firme.
  • Impacto medio: actividades como el ciclismo de ruta o el esquí son un poco más exigentes, así que busca un sujetador con soporte medio.
  • Impacto alto: para las que practican ciclismo de montaña o running es recomendable el uso de sujetadores deportivos de alta sujeción.

¿Debes tener más de un tipo de sujetador deportivo? Pues si realizas más de un deporte deberías utilizar también diferentes sujetadores para tener un nivel de confort adecuado que te permita sacar todo el rendimiento a tu entrenamiento.

¿En qué debes fijarte?

Vamos a ir parte por parte para que sepas exactamente lo que debes mirar antes de comprar una de estas prendas. Cada uno de los componentes tiene importancia de manera global.

1. La banda

Es la parte principal, la que envuelve la caja torácica y la encargada de albergar el pecho. Puedes encontrar sujetadores que encapsulan cada uno de los senos de manera separada –como en la mayoría de los sujetadores estándar–, de compresión que funcionan como una sola pieza que comprime el pecho sin utilizar copas, o modelos mixtos que encapsulan y comprimen (ideales para deportes de alto impacto).

Cuando te pruebes el sujetador deportivo, comprueba que se ajusta a tu cuerpo lo suficiente pero no en exceso. Una buena medida es que puedas meter dos dedos entre la prenda y tu cuerpo.

2. Los tirantes

En combinación con la banda, conseguimos controlar el movimiento de arriba abajo al correr, andar o realizar cualquier esfuerzo físico.

Una de las cosas más incómodas que pueden ocurrir mientras entrenas es que los tirantes se deslicen por tus hombros constantemente. Para evitarlo, haz el mismo proceso que con la banda: coloca dos dedos bajo el tirante y comprueba si caben o, por el contrario, queda mucha holgura.

Algunos sujetadores de deporte llevan tirantes ajustables, por lo general los de tipo encapsulado. Si vas a realizar actividades de bajo impacto puede que te resulten cómodos, pero ten en cuenta que con el uso tienden a ceder. Fíjate también en la anchura del tirante ya que, por lo general, cuanto más anchos son más cómodos resultan. Pueden ser cruzados en la espalda, tipo tank top (con dos tirantes que unen de manera directa la parte superior con la espalda) y los racer back, que unen los tirantes con una pieza que sube por la espalda a modo de camiseta sin mangas.

3. El cierre

La mayoría de los sujetadores para hacer deporte suelen meterse por la cabeza como haríamos como con una camiseta. Están hechos de este modo para evitar molestias con el cierre en la parte posterior o anterior dependiendo del modelo.

Aún así, existen alternativas que sí llevan un sistema de broche detrás. La ventaja que tienen estos es que pueden ceñirse y ajustarse mejor. Cuando te pruebes el sujetador deportivo, hazlo con el cierre en la parte más alejada, la que te da un mayor contorno. Queramos o no, va a ceder con el uso, y de este modo te aseguras poder seguir utilizándolo cuando esto ocurra.

Más allá de todo esto, algo realmente importante es el material con el que esté fabricado. Todas las prendas deportivas han de tener un excelente nivel de transpirablidad y el sujetador deportivo no es una excepción. Trata de buscar la mejor relación entre resistencia, sujeción y ligereza.

¿Qué marca de sujetador deportivo elegir?

Esta es una decisión muy personal. Busca siempre aquella con la que te sientas más cómoda y la que te ofrezca mejores sensaciones.

NIKE, Puma, Reebok, Under Armour y, por supuesto, Energetics tienen muchísimas opciones que puedes encontrar en Intersport. Por poner algún ejemplo, tienes toda la gama de NIKE con diferentes diseños y niveles de sujeción.

Para deportes de impacto medio una buena opción es la línea Swoosh, que además transpira realmente bien, con lo que resulta ideal para hacer cardio, bici o danza.

 

También de NIKE tenemos el modelo sujetador FE/NOM, que es una auténtica maravilla. Es ligerísimo, no tiene costuras y la tecnología FlyKnit hace que ofrezca una sujeción increíble con un nivel de confort asombroso.

Si buscas una relación calidad-precio ajustada y un nivel de sujeción que no sea excesivo, el modelo Evelyn 2 de Energetics es una gran alternativa. También el Olga se puede ajustar muy bien a tu entrenamiento.

¿Te ha quedado claro cómo elegir tu sujetador deportivo? Si todavía te queda alguna duda, no te cortes y pregúntanos, ¡estaremos encantados de ayudarte!

Imágenes | Intersport.