• Envíos gratis a partir de 49€
  • 30 días de devolución
  • Entregas en 48 h

Blog de running Intersport

Blog de outdoor Intersport

Entrenamiento con plataformas vibratorias.

El cuerpo humano durante el día está sometido a todo tipo de vibraciones positivas o negativas, un ejemplo de vibración positiva es cuando se baila y un ejemplo de vibración negativa cuando se usa un martillo neumático.

Las plataformas vibratorias se basan en los principios del entrenamiento vibratorio, es decir, aumenta las vibraciones positivas que constantemente el cuerpo recibe, como por ejemplo el caminar o el correr. Especialistas de todo el mundo han demostrado que la acción de las vibraciones estimula las estructuras neuromusculares y la producción de serotonina, y dopamina y obteniendo resultados similares a los logrados por actividad física creando una sensación de bienestar general.

Este tipo de entrenamiento se origina a partir de las prácticas utilizadas por los astronautas para combatir los efectos degenerativos de la ausencia de gravedad.

A finales de los años 50 se comenzaron a analizar los beneficios de las vibraciones en el cuerpo humano. De los estudios teóricos se pasó a la práctica, construyendo las primeras máquinas vibratorias el Dr. Bosco, el fue uno de los percusores en la construcción de las plataformas vibratorias.

En los años 60 se utilizaron en el programa espacial ruso. El resultado fue que los astronautas rusos, tras utilizar 10 minutos estas máquinas todos los días, lograron permanecer 420 días en órbita, mientras que los estadounidenses tuvieron que volver a Tierra a los 120 días aquejados de dolores musculares.

De estas primeras plataformas vibratorias, se sucedieron las más recientes dedicadas a fines tales como a combatir la osteoporosis y para rehabilitación muscular y más recientemente para entrenamiento deportivo.

No se debe de confundir la vibración mecánica producida por las plataformas vibratorias con la gimnasia pasiva (electros estimuladores), pues tanto los principios como su tecnología son completamente distintos. Son un buen sistema para perder peso y sobre todo a reducir la grasa abdominal. Las plataformas vibratorias en combinación con una buena dieta tienen más posibilidades de éxito, en mantener la pérdida de peso y reducir la grasa abdominal, que hacer una dieta combinada con un ejercicio más convencional.

El funcionamiento de la plataforma vibratoria es muy sencillo. El usuario se sube a la misma y selecciona velocidad y tiempo. Dependiendo de la zona del cuerpo que se quiera trabajar, el usuario se coloca en distintas posturas mientras la plataforma vibra. La sesión de trabajo dura aproximadamente 10 minutos, provocando una contracción muscular completa sin esfuerzo y sin sobrecargar los tendones y cartílagos.

Vibración oscilante

Oscilan en relación a un eje central con un movimiento de balanceo natural con grados de velocidad variables, imitando el caminar humano, por lo tanto la plataforma vibratoria oscilante es más natural en su movimiento y más cómoda de utilizar. Las plataformas oscilantes tienen un rango de frecuencias que va desde 1HZ (hertzios) hasta un máximo de 36HZ, ya que funcionan de forma distinta a las verticales y no necesitan tantos Hz´s para ser efectivas. Este movimiento alternado no provoca nunca resonancia en el cuerpo como las verticales por debajo de los 10 Hz

Vibración vertical

Su movimiento es arriba y abajo en distintas frecuencias permitiendo contraer y relajar los músculos. Las plataformas vibratorias verticales funcionan generalmente en el rango de20 a50 hz no siendo aconsejable su uso por debajo de los 15hz. Este movimiento alternado no provoca nunca resonancia en el cuerpo como las verticales por debajo de los 10 Hz

Triplanar

El estímulo de la vibración se produce en tres planos diferentes (vertical, izquierda-derecha, adelante-atrás), por lo que se consiguen trabajar todos los grupos musculares. De esta manera se consigue trabajar los músculos de una forma más genérica consiguiendo una progresión mayor.

Beneficios del trabajo con plataformas vibratorias

Los beneficios son múltiples, por lo que prolifera su utilización en los planes de entrenamiento. La plataforma vibratoria actúa directamente sobre los músculos y la masa grasa, provocando un gasto calórico, permitiendo así desatascar las células adiposas. El proceso de combustión se pone en marcha, permitiendo quemar las grasas mediante el efecto lipolítico, así como el de la eliminación indispensable de las toxinas del cuerpo.

Para los deportistas de competición, es un excelente complemento. En función de la posición adoptada, permite estimular una parte o un conjunto de músculos como por ejemplo los abdominales, los muslos, los glúteos, los brazos, las caderas... para endurecerlos, tonificarlos y ganar así masa muscular, incrementando de rendimiento deportivo.

La plataforma vibratoria por su sistema actúa sobre la celulitis moviéndola, despegándola y rompiendo sus células como lo haría un masajista, de forma simultánea actúa en las piernas, los glúteos, vientre y sin ningún tipo de dolor. La acción de drenaje es óptima y mejora la circulación sanguínea, que aporta el oxígeno a las células del cuerpo, evitando la sensación de piernas cansadas.

Reducción de riesgo de caídas en personas mayores y tratamiento preventivo de la osteoporosis, ya que las vibraciones ayudan a fortalecer el hueso sin dañar las articulaciones. La plataforma vibratoria es especialmente beneficiosa para la tercera edad ó las personas que no tienen costumbre de hacer deporte. Poco a poco las articulaciones, los tendones, los nervios pero también los órganos internos se refuerzan, el corazón se fortalece. La máquina compleja del cuerpo humano se pone en marcha, permitiendo ayudar al cuerpo a reencontrar el placer de moverse, de actuar sobre su equilibrio y su postura, de mejorar su coordinación muscular.

En la rehabilitación motora, la utilización de la plataforma vibratoria permite estimular los músculos y hacerles trabajar con suavidad. Es una excelente herramienta en la ayuda para la recuperación de los accidentes, ó de los pacientes con fuerza disminuida debido a una hospitalización de larga duración.

Estudios clínicos, han demostrado que la utilización de la plataforma vibratoria permite reducir la tasa de colesterol así como el de los triglicéridos (grasa circulante en la sangre que proviene esencialmente de la asimilación del cuerpo graso, de los azúcares y alcoholes), esto a su vez, provoca la disminución de los riesgos cardiovasculares.

La utilización de las plataformas, permite obtener un bienestar general de todo el cuerpo. Nuestro cuerpo produce de forma natural endorfinas, pero con el estrés y el ritmo de la vida actual, este tiende a fracasar en su función, de forma que el uso de este aparato, permite al cuerpo aumentar la secreción de estas hormonas, que una vez en la sangre producen una sensación de bienestar, de satisfacción, y de disminución de ciertos dolores.

Las vibraciones mecánicas pueden resultar perjudiciales si se utilizan en exceso. Utilizadas convenientemente no tienen ningún efecto perjudicial en adultos sanos.

Pueden ser utilizadas por personas a partir de 12 años, personas mayores, enfermos en rehabilitación, atletas, deportistas profesionales y principiantes, personas que desean eliminar su celulitis y reducir su peso, PERO SIEMPRE BAJO CONTROL Y ASESORAMIENTO DE UN ESPECIALISTA.