• Envíos gratis a partir de 49€
  • 30 días de devolución
  • Entregas en 48 h

Blog de running Intersport

Blog de outdoor Intersport

Natación. Mejora tu respiración.

El ser humano no es un bicho de agua. Cuando comenzamos a nadar todos nos encontramos con el mismo problema. La respiración. Al principio no encontramos la frecuencia, el momento, la manera. Con el tiempo nos acomodamos a nuestra manera. El truco está en el movimiento de cabeza, cuantas menos veces y más rápido, mejor. Más eficientes y mejor técnica desarrollaremos.

Cuanto menos tiempo la cabeza fuera, mejor. Solo debemos sacar la cabeza para tomar aire, eso significa expulsarlo dentro del agua. Expulsamos el aire de golpe o poco a poco pero siempre dentro. El estilo más común, o el de triatletas es el crol, en crol la respiración es lateral, intentando no desalinearnos. Hay que evitar desalineaciones o torsiones que puedan provocar dolor cervical. Para ello sacaremos lo justo la cabeza, si se lleva cierta velocidad se crea una depresión en al superficie del agua, fruto del desplazamiento de agua hacia los laterales. Aprovecharemos ese surco. Para mejorar esta técnica de respiración lateral, haremos ejercicios o tiradas respirando por el lado malo, esto nos ayuda con la técnica y la orientación en caso de nadar sin calles (mar, lagos..). Como hemos comentado, el tiempo que permanecemos con la cabeza fuera también es determinante. Solo el necesario. Al principio siempre cuesta, y tenemos que respirar cada dos brazadas. Para mejorar este aspecto respiraremos cada 3 ó 5 brazadas, mejoraremos nuestra capacidad pulmonar y frecuencia de nado. La respiración es una cuestión de habilidad que podemos entrenar y que puede ayudarnos a corregir errores técnicos.

LA RELACIÓN ENTRE LA NATACIÓN Y LA RESPIRACIÓN