• Envíos gratis a partir de 49€
  • 30 días de devolución
  • Entregas en 48 h

Blog de running Intersport

Blog de outdoor Intersport

Haces ejercicio todo el invierno y no piensas dejar que el calor te detenga. Aquí van nuestros consejos para entrenar en verano aprovechando el tiempo libre.

El asfalto arde, las piernas parecen pesar un poco más, pero tus ganas siguen intactas. Lo más importante de todo es que te adaptes a las condiciones para no tirar por la borda todo el trabajo que llevas haciendo meses. Así que hoy vamos a darte unos cuantos consejos para entrenar en verano y que no tires por la borda todo el trabajo hecho durante el curso.

Consejos para entrenar en verano

En este post hablaremos de alimentación, pautas saludables y el mejor equipamiento para el calor. Sigue estas recomendaciones para no morirte de calor ni deshidratarte en pleno entrenamiento.

#1 – Come ligero (y bien)

Siempre es un buen consejo hacer caso a la naturaleza. Los productos de temporada y aquellos que incorporan una gran cantidad de agua en su composición son los más indicados para esta época del año, especialmente frutas y vegetales.

Consume sandía y melón que, aparte de todo, te ayudarán mantenerte hidratado. Las ensaladas y sopas frías como gazpachos, sopa de pepino o zanahoria resultan ligeras y apetecen en todo momento. Y lo más importante: te hidratan y te aportan un montón de vitaminas que te protegen del sol.

En cuanto al aporte de proteína, que siempre tiene que estar presente, come algo de pescado, carne de ave, huevos y lácteos, preferiblemente fermentados, como los yogures o el kéfir.

#2 – Hidrátate todo el tiempo

Justo antes de entrenar ya sabes que no es conveniente beber demasiado agua, pero es el único momento en el que tienes que restringir un poco el consumo. El resto del día, deberías evitar separarte de la botella de agua para llegar al entrenamiento ya hidratado.

Dependiendo de la disciplina que practiques, la pérdida de líquido será más o menos notable. Ojo, es importante que no confundas sudar mucho con adelgazar: hay que reponer tanto el agua como las sales que se pierden mediante la transpiración.

Si vas a hacer cardio y algo de mantenimiento en el gimnasio, es recomendable que tengas una botella a mano para dar algunos pequeños tragos durante el entrenamiento. Una vez acabado el esfuerzo, bebe suficiente líquido, tanto agua como alguna bebida isotónica que te aporte sales minerales, pero ojo, ¡que no lleve azúcar! También deberías comer algo de fruta, que te irá de maravilla para reponer fuerzas.

En el caso de practicar deportes de exterior como el running o el ciclismo, además de evitar las horas más cálidas del día, tienes que llevar encima bastante agua. Una buena solución son los chalecos con portabotellas al estilo de los modelos Adv Skin 5 Set o el Agile Set 2 de Salomon. El primero es ideal para trail y el segundo también va muy bien para la ciudad.

Si los chalecos no te gustan especialmente, puedes optar por una mochila que además te ofrece más prestaciones (aunque el peso es mayor). El modelo CRXSS CT 14 WP de McKinley cuenta con 14 litros de capacidad y, lo que es más importante, bolsa de agua para que puedas beber en cualquier momento.

También de McKinley, tienes el modelo de riñonera CRXSS BLT 1. No tiene bolsa de agua, pero te ofrece una capacidad de almacenamiento adicional sin ocuparte las manos.

#3 – Ropa y calzado ligeros

Para entrenar en verano, necesitas utilizar prendas realmente ligeras. Es crítico que estén elaboradas en tejidos con alta transpirabilidad que faciliten la circulación del aire para que se sequen rápido. La experiencia de hacer ejercicio con la ropa empapada es muy desagradable.

Más allá de las camisetas y los pantalones (o mallas), deberías prestarle especial atención al calzado. Si tus zapatillas utilizan un tejido demasiado tupido, el aire no va a circular en el interior, elevando la temperatura y favoreciendo la aparición de las temidas ampollas.

Deberías echarle un vistazo a modelos como las CROSSAMPHIBIAN SWIFT 2 de Salomon. Zapatillas cómodas, versátiles y con una gran capacidad para evacuar el sudor o el agua.

Si prefieres las sandalias, el modelo Salomon ATACAMA W es ideal para mujeres que buscan un híbrido entre una zapatilla técnica de outdoor y esas sandalias de las que hablábamos. La transpirabilidad es máxima, pero sin perder solidez y estabilidad.

Y, claro está, los niños también hacen deporte en verano. Pensando en ellos, McKinley ha creado el modelo Amphibio II Junior, unas zapatillas de trekking ideales para los meses cálidos y el ejercicio en el exterior.

Estos son nuestros consejos para entrenar en verano. ¿Los pones en práctica? ¿Tienes otros consejos de cosecha propia? ¡No te cortes y compártelos!