• Envíos gratis a partir de 49€
  • 30 días de devolución
  • Entregas en 48 h

Blog de running Intersport

Blog de outdoor Intersport

Esquis de montaña car de Sant cugat

¿Que es el esquí de montaña y en que se diferencia del esquí alpino y del esquí de fondo?

La diferencia principal con la disciplina alpina es que el esquí alpino es el que se utiliza para descender por pistas preparadas y que el material esta diseñado solamente para bajar.

El esquí de fondo, también llamado esquí nórdico, se practica en pistas preparadas y marcadas para recorrerlas con unos esquís diseñados específicamente para ello, mucho mas estrechos que un esquí normal. Fuera de las pistas preparadas es muy difícil avanzar y no permiten bajar con seguridad, por pendientes muy pronunciadas.

El esquí de montaña se utiliza para ascender y descender de cumbres o para realizar travesías con desniveles considerables, por decirlo de otra manera: las mismas que realizamos en verano y que en invierno a pie, no seria posible porque estar el terreno cubierto por la nieve.

Como su nombre indica, al realizarse en alta montaña y además en invierno, hay que tener en cuenta algunos parámetros muy importantes para nuestra seguridad, por este motivo es prácticamente indispensable, realizar un cursillo.

El funcionamiento base de unos esquís de montaña es el siguiente: los esquís son ligeros y diseñados para esquiar con la máxima facilidad en cualquier tipo de nieve, las fijaciones permiten levantar los talones para poder realizar el paso que nos permitirá avanzar, las botas son mas ligeras que unas de pista, con suela de goma gravada y con una ergonomía que nos permite realizar el paso de avance.

A los esquís, botas, bastones y fijaciones debemos añadir las pieles de foca, que se colocan en las suelas y nos permiten avanzar pero no retroceder, además existen las cuchillas, para cuando la nieve esta muy dura o helada, y las pieles no agarran lo suficiente.

Imprescindible como material de seguridad, no olvidaremos nunca el ARVA (aparato de rescate victimas de aludes), una sonda y una pala.

Por descontado deberemos ir equipados con la vestimenta adecuada a las condiciones atmosféricas.

Como parte de nuestro entrenamiento, el esquí de montaña, nos proporciona una forma de entrenar diferente y muy “productiva” pues en el se mezclan muchos factores beneficiosos para mejorar nuestra condición física, os voy a dar diez consejos claves:

Como inicio en todas las disciplinas que desconocemos, lo ideal seria realizar un cursillo específico o si no es posible, iniciarnos de la mano de algún amigo que tenga experiencia en el tema. Las primeras ascensiones podemos realizarlas en una estación de esquí alpino, estaremos mas seguros y podremos probar bien el material, eso si, si subimos por una pista, deberemos ir bien ajustados al lateral de la pista y atentos a la evolución de los esquiadores que están bajando.

Es muy importante escoger bien el material, el paso que realizaremos con los esquís no es muy natural y nos puede provocar rozaduras importantes en los pies, si las botas no nos van a medida. Si aun así nos provocan rozaduras al principio, podemos proteger las zonas con unos comped, por ejemplo.

El peso del material también es muy importante, puesto que en alguna ascensión de montaña es posible que debamos acarrear con los esquís a la espalda, por eso es importante también, llevar una mochila preparada para ello.

La vestimenta puede ser similar a la que os explicaba en el articulo de esquí de fondo, pero para comenzar, parte de la ropa que utilizamos para practicar ciclismo en pleno invierno, nos puede ser útil. Evidentemente hay vestimenta específica para el esquí de montaña, de la cabeza a los pies, así, guantes gorros, mallas, chaquetas, calcetines, etc., están diseñados acorde con las exigencias de este deporte. Siempre llevaremos en la mochila unos pantalones y una chaqueta, para protegernos en el descenso y de las condiciones climáticas adversas.

Cuanto mas nivel de esquí tengamos, mas vamos a disfrutar de los descensos, lógico, por eso es recomendable mejorar todo lo que podamos nuestro nivel bajando mediante un cursillo o practicando en las pistas. Pensad que si nuestro nivel es muy bajo, vamos a sufrir mas bajando que subiendo, puesto que nos podemos encontrar la nieve en condiciones muy diferentes.

No olvidaremos que en cuanto dejemos las pistas y comencemos a hacer esquí de montaña de verdad, estaremos en un terreno de juego, donde hay que estar alerta ante muchos factores que la montaña invernal trae consigo, el tiempo, la nieve, los posibles aludes, el frío, la altitud, etc. Por lo tanto nunca debemos ir solos a practicar esquí de montaña, si no es por las pistas de una estación de esquí alpino.

En el esquí de montaña además del esfuerzo que realiza nuestro cuerpo para ganar desnivel, hemos de sumar también que entre los esquís, botas, pieles, etc. estaremos arrastrando un buen peso, por eso al principio nos costara ir a buen ritmo con todo ese lastre encima, tranquilos pronto nos acostumbraremos y no nos comportara ningún malestar.

También hay que tener en cuenta que estaremos realizando el entrenamiento en alturas considerables, por lo tanto adaptaremos las frecuencias de trabajo a nuestra adaptación a la altura.

El paso utilizado para avanzar, es el mismo que utilizaríamos en el esquí de fondo estilo clásico, o cuando andamos con los bastones por la montaña, es decir utilizando al cien por cien los brazos para ayudarnos avanzar.

9º Como siempre, no olvidaremos el avituallamiento tanto liquido como sólido, en cuanto al liquido, al llevar mochila, va muy bien llevar un sistema de hidratación tipo camel bac, en cuanto al sólido pensad que con el frío y la altitud las necesidades calóricas van a ser mayores.

10º En definitiva el esquí de montaña es una buena forma de mantener o mejorar nuestra condición física, durante los meses de invierno, donde no es posible realizar los agradables entrenamientos de carrera a pie o btt por los parajes de alta montaña. El trabajo que realizaremos de cuadriceps, gemelos, isquios, glúteos, es magnifico, sin olvidar el trabajo de todo el tren superior. Oxigenaremos nuestros pulmones y disfrutaremos de unos paisajes increíbles donde no es posible acceder en invierno si no es mediante los esquís de montaña.