• Envíos gratis a partir de 49€
  • 30 días de devolución
  • Entregas en 48 h

Blog de running Intersport

Blog de outdoor Intersport

Consejos para elegir zapatillas de Trail Running

Año tras año aumenta el número de marcas que fabrican zapatillas de trail running, esto nos complica la elección. Por otro lado es una gozada porque el número de modelos que encontramos en el mercado y las posibilidades de encontrar el apropiado son mayores.

Para elegir la zapatilla de trail running debemos hacernos la misma pregunta que para unas running normal, que tipo de terrenos y que tipo de carreras o entrenos realizaremos. En función del terreno podemos decir que tenemos:

Zapatillas para asfalto o superficies muy duras (grupo de zapatillas convencionales). Este tipo de zapatillas son las que nos permiten correr también por caminos pero no están pensadas para recorridos exigentes. Si la mayor parte del recorrido es asfalto serán las apropiadas. Suelen tener suela bastante plana, buena amortiguación, cómodas y poca sujeción del pie y protecciones.

Zapatillas para caminos de tierra sin dificultad ni exigencia técnica. Son las zapatillas de grupo trail, amplio y variado. Cumplen suficientemente en situaciones de mayor exigencia. La suela tiene relieve y bastante buena amortiguación, en ocasiones parecer los modelos de pista convencionales pero vitaminados y en colores menos llamativos. La sujeción es media y cuentan con alguna protección. En esta categoría tenemos las Salomón Crossmax 1, Asics Gel-Torana 4, Nike Air Pegasus+ 27 Trail, Asics Gel – Enduro 6.

Zapatillas para tierra, barro, hierba, caminos rocosos, caminitos con desnivel de subida o bajada. Estas son también del grupo trail. Tienen un relieve entre medio y grande, con mucha tracción. La amortiguación es menor que en los otros dos grupos pero cuentan con una buena sujeción del pie y con protecciones. En este grupo encontramos las Adidas Kanadia TR3, las Asics Gel-Trabuco 13, Mizuno Wave Cabrakan 2, mckinley paragon

Zapatillas para terrenos de dificultad técnica alta, desniveles pronunciados y cualquier tipo de piso. Este tipo de zapatillas son las de trail extrem. Las zapatillas de este grupo son las de mayores prestaciones. El relieve de la suela es mediano grande, con mucha tracción, dureza alta o muy alta, la sujeción del pie es extrema y cuentan con numerosas protecciones. Por ejemplo las Salomón XA Pro 3D Ultra 2.

Además de estos factores (terreno y uso) podemos contar con otros parámetros importantes: Peso, tipo de pisada, humedad y duración de material.

Si tenemos un elevado peso corporal la amortiguación será fundamental y la sujeción también. Además si nuestras salidas van a ser largas la amortiguación será indispensable incluso para los corredores ligeros. En cuanto a nuestra pisada, la mayoría de zapatillas tienen control de pronación porque en montaña la tendencia es a pronar más pero debemos ver que el modelo se adapte a la pisada o de lo contrario aparecerán molestias e incluso lesiones.

La humedad del terreno por el que solemos entrenar es importante, si es césped o superficies mojadas, lo mejor es que la suela tenga tacos, además si la zapatilla tiene membrana para drenar mejor.

La durabilidad dependerá del terreno, peso y uso, si compramos zapatillas con tacos o una goma con mucho grip, es posible que si las metemos por asfalto o terrenos muy duros, las destrocemos en pocos días.

Las zapatillas de los grupos intermedios son las más apropiadas si no tenemos el presupuesto para invertir más de un par